Blogia
SOLLOÍNA

Víctimas y verdugos

"Hace cuatro años, cuando la policía francesa detuvo a los entonces jefes de ETA, Mikel Antza y su esposa, el periodista tuvo la misma sensación que ayer frente a los ahora detenidos: los terroristas gozan de una tranquilidad -y de unos medios- que ya quisieran para sí sus víctimas. Antza vivía sin sobresaltos en un paraje bellísimo de Salies-de-Béarn, con su compañera y su hijo pequeño, disfrutando de un jardín frondoso y engordando patos para convertir en foie y magret. Los detenidos del martes vivían en un barrio bullicioso de una ciudad preciosa, llena de vida y de españoles, el lugar perfecto para no despertar sospechas. Por el contrario, Isaías Carrasco trabajaba en el peaje de una autopista y el guardia Piñuel optó por el País Vasco para mejorar su exiguo sueldo de guardia civil y sus posibilidades de volver al sur. De ahí que la eficaz campaña publicitaria del etarra que lanza vivas a ETA -el fiero grito del cobarde- deba ser contrarrestada con un pensamiento fugaz pero más real que todos esos gritos. La de dos niños -uno de cuatro años y otro de cinco, los hijos de Isaías y de Juan Manuel- yéndose a dormir en Mondragón y en Málaga, convencidos de que sus padres seguirán jugando con ellos, aunque ya sólo sea en sus sueños".

Pablo Ordaz, "El fiero grito del cobarde", El País

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres