Blogia
SOLLOÍNA

Iglesia

2008 comienza como los casi dos mil años anteriores, con la Iglesia, ese ente que tramita el más allá, inmiscuida en las cosas mundanas.

Ahora le ha tocado a la familia como antes a la educación.

Pero enmedio han negociado una generosa y sustanciosa financiación a cargo del Estado.

Con el mismo Gobierno satánico que denuncian desde las tribunas.

Como tienen a dios de su parte, lo quieren todo. Y lo tendrán si no se les frena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Anónimo -

el enfrentamiento con esta confesión (la católica) fue una de las causas de la Guerra Civil...(Sollo dixit)

No. No fue la causa de la guerra, si leemos la historia.
Precisamente fue el debilitamiento de las izquierdas con infinitas células de anarcos y múltiples derivaciones-desviaciones de lo que luego sería el Frente Popular, pero sin rizoma.
En cambio toda la derechona, sí tuvo su "rizoma" (que rima con Mahoma), y ese fue la grímpola católica-catódica.

Álvaro -

Ya, ya, pero algo de temor por los votos sí debe de haber... En cuanto a los reportajes de El País hay uno muy interesante de Juan G. Bedoya

M. Sollo -

No creo que sea un problema de votantes; al menos, no del todo: por suerte, y como demuestran las encuestas, la mayoría que se define católica apenas sigue los postulados integristas de sus pastores y aboga por políticas avanzadas en cuestiones como las células madres, el divorcio o el matrimonio homosexual. El problema del PSOE y de una gran parte de la izquierda a cuenta de la Iglesia (fue Felipe González el que le otorgó al catolicismo muchos de los privilegios legales de que disfruta) es el convencimiento de que el enfrentamiento con esta confesión fue una de las causas de la Guerra Civil. De ahí que la propia Constitución recoja un tratamiento singular. Pero la oleada fundamentalista que alzó el pontífice polaco lo quiere todo. Porque, según dicen, dios está de su lado y entre dios y el hombre, la razón (???) está siempre con la divinidad. Y, por supuesto, los interpretadores de dios, cual brujos de la tribu, son estos prelados ultramontanos que levantan la voz para calumniar no sólo al Gobierno, sino a la democracia española. El País ha publicado estos días unos reportajes muy ilustrativos al respecto.

Álvaro -

Pero es que el gobierno socialista, achantado e hipócrita, jamás le ha hablado alto y claro a la Iglesia. Teme por los votantes que puede perder en el seno de la Santa Madre mucho más de lo que la Iglesia teme perder almas votantes del PSOE y otros partidos no correctos (como el PP, claro).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres