Blogia
SOLLOÍNA

Ventana

Levamos anclas. Lanzamos la botella (vacía) al mar. La iremos llenando o vaciando, según los días. De ira o amor. Profesional o personal. Todos están invitados a esta singladura, que a buen seguro no será ni placentera ni provechosa. Zarpemos, pues.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres