Blogia
SOLLOÍNA

Vuelta al Chapapote show

El espíritu calvinista que me invade como virus otoñal ha retrasado el regreso a estas páginas, pero a la vuelta olfateo el hedor de la España de Alatriste, esa pandemia canalla que no dejará de la democracia y la convivencia ni los huesos.

Me reencuentro con el director de un periódico que regala sus páginas sin pudor a presuntos terroristas. (Uno de sus articulistas estrella, el guardian de lo real, combate la pestilente manipulación con el silencio en su prestigioso blog y un viaje a Sicilia esos mismos días. Nunca conocer mundo fue tan metafórico). Pedro José diseña la estrategia desde su piscina privada, arrebatada al espacio público por la gracia y memez del Gobierno al que quiere derribar a toda costa. Eso sí, con Narbona entrevistada de vez en cuando para que explique lo pronto que vamos a vencer a la sequía. 

En Galicia arden las esquinas y no hay trama, sólo desvarío: el que ha llevado al PP a aconsejar a sus ayuntamientos que no colaboren con la Xunta en los preparativos antiincendios forestales. 

En Andalucía negociamos la identidad y algo de pelas con Madrid mientras la enseñanza zozobra y nuestros alumnos se pavonean a la cabeza de los botellones de Europa.

En Cataluña prestigiosos intelectuales (entre ellos el siciliano de Pedro José) impulsan un partido de los ciudadanos que no es ni de drechas ni de izquierdas, sólo antinacionalista, para colocar de candidato a la presidencia de la Generalitat a un señor desconocido que sale encuero en el cartel electoral para llamar la atención. 

En Madrid El Mundo, la Cope y un amplio sector del PP -el resto calla- lanzan una campaña de destrucción de ABC cual si fuera no ya El Socialista sino el mismísimo Mundo Obrero. Virgen santa.

Y a la sombra de la batalla el florido alcalde Ruiz Gallardón demuestra una vez más que es posible censurar una obra de teatro -sea de Rubianes o de Brecht o de Lorca, qué mas da- y quedar como un moderado centrista acorralado por las hienas de la derecha. Es más, el caso en cuestión revela una vez más que las hienas existen y que no están dispuestas a retroceder sino es para ampliar sus poderes. Y hay un director de teatro y del teatro del señor Gallardón que pide reflexión a la sociedad sobre lo ocurrido, pero no dimite "por responsabilidad". Será la que le liga a su jefe el alcalde o la que le imponen a ambos las hienas.

Y a más sombra, nuestro queridos socialdemócratas, con el inestimable apoyo de los sindicatos rojos y amarillos, siguen con el desmantelamiento de la RTVE. Han tenido el cinismo de convocarnos a un referéndum en el que nos preguntaban no por despidos ni por el futuro ni por la programación, sino si aceptábamos la creación de una nueva Corporación... que el Consejo de Ministros había aprobado una semana antes. Ganó el sí por amplísima mayoría y ya tienen las manos libres para pactar lo que quieran. Cada día es más difícil algo tan simple como contar lo que pasa.

(Por respeto a mi muy modesta, pero querida audiencia sólo apuntaré que el Sevilla F.C es el actual Supercampeón de Europa y que lidera la Liga Española... de momento, pero da gustito).

Y ahora que lo recuerdo, hace más o menos un año titulé un comentario similar a este "Panorama desde el puente" o similar. Era casi tan desolador y desesperanzado. Como animales de costumbre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Sollo -

Verá usted, señor Obrerito, 20 años de profesión sólo indican que uno va siendo muy mayor. También que se ha leído y escrito mucho, quizá demasiado, y no siempre bien ni con el suficiente provecho, como usted ha apreciado con tino. De ahí que ésta no sea una bitácora dedicada al buen uso del lenguaje, del que, como ha comprobado, tengo un conocimiento limitado. Por lo demás, agradezco, valoro y tomo nota tanto de sus comentarios como de sus correciones. Ambos serán siempre bienvenidos en esta su casa.

obrerito -

Señor Sollo. Lamento volver a apuntillarle en el campo de la ortografía -más si cabe cuando soy de los pocos que se digna a publicar comentarios en su bitácora-. Perdóneme la intromisión, pero los medios de comunicación siembran a menudo de desconcierto y malos usos del lenguaje la cada vez más escasa audiencia que les sigue.
Mi humilde corrección se refiere al erróneo uso del "sino" en el párrafo que dedica usted a Alberto Ruiz Gallardón. El vocablo "sino" tiene múltiples acepciones. Así, puede ser -según su uso- una conjunción de adversidad ("No vendrá Juan, sino Pedro"), o puede usted referirse al cruel y duro "sino" -que como sabrá es sinónimo de "destino"-.
Lo que jamás puede ser -y hete aquí su error- es una conjunción que exprese condicionalidad ("y que no están dispuestas a retroceder SI NO es para ampliar sus poderes"). Con haberlo escrito por separado hubiera sido suficiente.

Perdone de nuevo la intromisión, sólo quería advertirle -y más en esta bitácora dedicada al buen uso del lenguaje por parte del periodista- que 20 años de profesión no garantizan el dominio de la ortografía. Comprendo que tomará buena nota de mis recomendaciones. Un saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres