Blogia
SOLLOÍNA

Legitimidad y mochila

"La mochila es uno de los elementos en los que se asienta la construcción de la investigación [sobre el 11-M]. Desde ese punto de vista es vital que los elementos fundamentales queden claros para que no se cuestione todo el conjunto. (...) Si esto se confirma, podría poner en cuestión la investigación y el sumario desarrollado sobre la base de la misma. Nosotros siempre hemos defendido que se sigan investigando los atentados del 11 de Marzo, porque queremos que se sepa toda la verdad". Mariano Rajoy, entrevista, hoy, en la edición impresa de El Mundo (de pago). Aunque ayer fue incluso más preciso.

Las informaciones sobre la mochila "publicada por algún medio de comunicación no se ajustan a la verdad" (...) "Se han hecho demasiadas maifestaciones que no se ajustan a la verdad, se ha puesto en duda el trabajo de la Policía. En democracia se puede o se debe criticar a todas las instituciones porque es sano y es un control más, pero no se puede, de alguna manera, inculpar, acusar, fabricar pruebas falsas, inducir a error  al juez, incluso a nuestro propio ministro de Interior". Miguel Ángel Santano, comisario general de Policía Científica, hoy, en Málaga.     

"Los atentados del 11-M han provocado una profunda y dolorosa fisura en la convivencia nacional, que en las últimas semanas se ha ido ahondando con supuestas informaciones solventes y un cúmulo de sospechas y afirmaciones infundadas. Pareciera que existe un propósito deliberado de sabotear la labor de la instrucción judicial, desacreditar a los agentes policiales que han intervenido en ella y deslegitimar la muy próxima resolución del juez que, casi con seguridad, procederá al procesamiento de más de una treintena de personas, tres de las cuales estarían consideradas como autores materiales de la matanza del 11-M. La consecuencia de esta endemoniada espiral no sería otra que la deslegitimación del resultado de las elecciones generales celebradas tres días después de la masacre y en un clima de máxima crispación, la demostración de que el sistema judicial no es capaz de depurar responsabilidades y la probabilidad de que una parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mantuvieran connivencias inconfesables y propósitos antidemocráticos. (...) Sería un perverso efecto diferido que, a propósito de su esclarecimiento judicial, algunos pretendan deslegitimar el Estado contra el que también atentaron los terroristas". Por la legitimidad del Estado, editorial de ABC.

"El líder del principal partido de la oposición traspasó ayer una raya peligrosa al prestar credibilidad a la última entrega de la serie de especulaciones periodísticas más bien lunáticas que viene sembrando dudas sobre la autoría de los atentados del 11-M y cuestionando la investigación judicial. (...) Si un periódico se empeña en darse la razón contra el trabajo exhaustivo de policías y servicios secretos, jueces y fiscales, allá él con sus lectores; pero lo grave es que el líder del primer partido de la oposición le siga el juego al precio de desacreditar a cuantos funcionarios públicos han participado en la investigación, y detrás de ellos a las instituciones del Estado". Rajoy cruza la raya, editorial de El País.

Añada los agujeros negros de Sáenz de Ugarte, la teoría de la conspiración de Espada y la caverna de Rajoy, según Juan Varela, y tendrá el puzzle completo.

Aunque el alud obligue a rectificar: "El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha aceptado las aclaraciones realizadas ayer por la fiscalía de la Audiencia Nacional y la Dirección General de la Policía que negaban que se hubieran manipulado las pruebas del 11-M".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres