Blogia
SOLLOÍNA

Opositores

Más de 38.000 profesores se disputan estos días las 9.000 plazas de la oferta de empleo público docente convocadas por la Consejería de Educación de Andalucía. La mayoría son para Secundaria. No llegan a 500 las de Formación Profesional y las Escuelas de Idiomas y las Escuelas de Artes Aplicadas y Diseño se reparten otro centenar cada una.

A los afortunados les espera -sueldo fijo y ocupación vitalicia al margen-,

el informe Pisa y sus aterradores datos,

un polémico Plan de Calidad, que prevé 7.000 euros de incentivo en cuatro años para los que logren que sus niños salgan guapos en las estadísticas,

la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa, que analizará la satisfacción de las familias,

una juventud de convivencia difícil, tan necesitada de Educación para la Ciudadanía, que encuentra escaso interés en el esfuerzo y el aprendizaje,

un profesorado funcionarial, cortito de iniciativas, amparado por la burocracia sindical y alejado del alumnado, de sus inquietudes y sus entornos,

una legislación educativa trastabillada en siglas vacías y unos ampulosos proyectos gubernamentales siempre limitados de presupuestos.

Con todo, de esos 9.000, como de entre los 114.000 que ya están, habrá muchos que trabajen por recuperar el prestigio de la palabra maestro.   

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres