Blogia
SOLLOÍNA

Un Estatuto para los periodistas

Sin excesiva publicidad, el Congreso de los Diputados ha iniciado el debate y las comparecencias en torno a la Proposición de Ley sobre el Estatuto del Periodista Profesional (pdf), presentada por Izquierda Unida y apoyada por los demás grupos de la Cámara, excepto el Popular.  La iniciativa partió del Foro de Organizaciones de Periodistas (pdf), que reúne a la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), a los Colegios de Periodistas de Cataluña y Galicia, y a las secciones correspondientes de CC.OO y UGT. En principio también figuraba la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), pero la Junta Directiva presidida por Fernando González Urbaneja se ha desligado del foro por sus discrepancias en torno al Estatuto y prepara un texto alternativo.

Hasta 44 expertos darán su opinión sobre un texto que divide profundamente a esta vieja profesión. La propuesta define el concepto de periodista, establece la acreditación a través de un carné que será expedido por un Consejo Estatal  de la Información o sus equivalentes autonómicos. El consejo, elegido por mayoría de dos tercios por el Congreso y el Senado, estará integrado por ocho periodistas, cuatro representantes empresariales, dos juristas, cuatro representantes de los sindicatos y cuatro miembros de asociaciones de consumidores, radioyentes o telespectadores.

Este consejo, que estará financiado por los Presupuestos Generales del Estado, creará tres comisiones. Una de Acreditaciones, para expedir el carné; otra Deontológico; y una más, de Estudios. La Proposición de Ley incluye como anexo un detallado Código Deontológico de obligado cumplimiento. La norma prevé sanciones para violaciones leves y graves; entre éstas, establece multas que pueden llegar al 10% de los beneficios netos de las empresas.
Aboga por la independencia del periodista, que habrá de respetar la línea editorial del medio para el que trabaje y que deberá cumplir un estricto régimen de incompatibilidades, y regula la cláusula de conciencia, el secreto profesional y el acceso a las fuentes. También establece Comités de Redacción como cauce de participación de los profesionales en la orientación editorial.
Hasta aquí lo más destacado. De momento, quiero sumarme al debate profesional facilitando enlaces a otros resúmenes y a distintas posiciones. El País publica hoy un amplio informe bajo el título El otro Estatuto firmado por Rosario G. Gómez. Un encabezamiento ya utilizado por Charo Marcos en su reportaje para el El Mundo.es. Desde una óptica estrictamente empresarial, ABC y El Mundo ya han publicado sendos editoriales muy duros contra la regulación de la profesión periodística. Inconstitucional e intervencionista son los calificativos más suaves que ha recibido el documento que está en el Congreso. Estalinista y franquista son otros.

El reproche de franquista les ha sido devuelto desde Comisiones Obreras, que achaca esta reacción a los intereses mediáticos y empresariales de determinados grupos de comunicación. Otros profesionales y colectivos defensores del Estatuto insisten en la necesidad de profundizar en derechos constitucionales, garantizar la independencia de los profesionales y regular algunas figuras laborales. 

Aunque mantiene una posición radicalmente en contra de la regulación, es preciso destacar la labor del asesor de medios y periodista Juan Varela, quien desde su blog, Periodistas 21, mantiene un wiki con toda la información sobre este debate, al que deberían sumarse el mayor número de profesionales y ciudadanos. Porque nos concierne a todos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres