Blogia
SOLLOÍNA

El triunfo de los "coglioni"

El triunfo de los "coglioni"

Ni la mamma ni las leyes ad hoc han podido salvar a Berlusconi esta vez. Tampoco los insultos ni el insultante control de los medios audiovisuales. La mayoría de los italianos ha votado como gilipollas, según la terminología del todavía primer ministro, en un gesto contundente a favor de la alternancia y contra la poderosa maquinaria del magnate milanés.

Cabe confiar en que la diversa -¿y dispersa?- coalición del Olivo, de centro izquierda, no sea devorada otra vez por sus propios miembros y dejen trabajar al centrista Prodi. Sus coglioni votantes no lo resistirían y la política de Italia quedaría a expensas de un Berlusconi al que la Justicia aún no ha podido exigir responsabilidades por su múltiples y variados chanchullos.

Al menos, que corra el aire en el enrarecido clima que Il Cavalieri ha propiciado en la esperanza de que obtendría réditos electorales. Infructuosos, afortunadamente. Pero ahora volverá a sus negocios. Y uno no sabe qué es peor: que mande desde el Gobierno iluminado ante la opinión pública o que vuelva a la sombra que le hizo multimillonario. Frenarlo ahí será cuestión también del nuevo Ejecutivo. 

Que los coglioni tengan suerte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres