Blogia
SOLLOÍNA

Forofos

Siempre he defendido que la información deportiva debe ajustarse a los parámetros de objetividad y separación de hechos y opiniones que hemos de aplicar a cualquier otra noticia. Lo he debatido a menudo con los compañeros de la sección de Deportes. Sin éxito.

Se niegan a renunciar a la posibilidad de convertirse en radiopredicadores, a sus encendidas proclamas de barra de bar, a su desaforado "GOOOOOLLLLLLLL" cuando es su equipo el que marca y a su tímido "gol" si lo hace el contrincate, a su afán de influir en las alineaciones, a su protagonismo entre los aficionados. Ningún redactor deportivo parece dispuesto a limitarse a informar de lo que ocurre.

Estos vicios son aún más lamentables en las radiotelevisiones públicas. En el Telediario 1, de TVE, el presentador Sergio Sauca nos ha dado una lección de madridismo militante y llorón a propósito del polémico arbitraje de ayer en el Rácing de Santander-Real Madrid, que concluyó con la derrota de los merengues por dos tantos de discutibles penaltis. (Claro, lo habitual es que ocurra lo contrario, y entonces es menos noticia).

Luego he visto en ABC que también el Teletexto de la cadena estatal tomó partido contra el trencilla de marras: "El árbitro decide en contra del Real Madrid".  Si el autor aplicara la misma parcialidad a las notas de política, sería, como mínimo, expedientado. Salvo que la supuesta regeneración de RTVE deje a los deportistas de la alcachofa campar a su bola. O a la de su equipo.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres