Blogia
SOLLOÍNA

Estatuto

No he leído el nuevo Estatuto de Cataluña. Conozco los mesurados resúmenes del Telediario 2 y El País, y los más alarmistas de Antena 3 y El Mundo. En ambos casos la música de fondo me ha dejado preocupado. No sé si es constitucional o no. Leguleyos habrá que digan una cosa y su contraria sin despeinarse pero sirviendo a su amo y, por supuesto, cobrando. Tampoco quiero jugar al guerracivilismo tan querido a algunos columnistas pontificadores de la derecha.

Pero ese texto suena a un confederalismo muy cercano a una declaración de (pre) independencia. A autodeterminación. Nunca me han molestado en excesivo los simbolismos nacionalistas; quizá porque en Andalucía apenas los padecemos. Si quieren llamarse nación, allá ellos. Aunque esta vez lo han enlazado con el objetivo económico: la gestión de los impuestos, la regulación del mercado, la (in) solidaria relación con las demás autonomías.

Porque lo más grave es que el Estatuto llega a Madrid con al repaldo del 90 % del Parlamento catalán, y no parece que estén dispuestos a ceder mucho en una oportunidad que consideran histórica. El próximo paso podría ser, sin problema, la solicitud de entrada en la Unión Europea. Y no harían falta excesivas modifcaciones legales.

No sólo el nacionalismo vasco está al acecho, sino que el debate en el Congreso puede derivar en un enfrentamiento interno del PSOE de catastróficas consecuencias para este partido. Salvo que Zapatero y Maragall hagan magia ante los incrédulos ciudadanos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Jasocaqui -

Ejemplos del Estatut:
1.- Para ser funcionario del Estado en Cataluña, el nuevo Estatut obliga a hablar y escribir catalán.

2.- Ellos recaudan el Iva y ceden una parte a España. Si la catalana Gas Natural compra Endesa (un 70% de clientes andaluces), el IVA de los andaluces irá a las autovías catalanas. La pela es la pela.

Me parece muy bien, pero también estaría bien que obligaran a todas las empresas catalanas a que las etiquetas de sus productos fuesen en catalán, para que los consumidores decidamos si queremos contribuir a restaurar por enésima vez la Sagrada Familia.
Monolinguismo para todo, no sólo para lo que les conviene.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres