Blogia
SOLLOÍNA

Bronca audiovisual

Andalucía ha padecido un nuevo debate sobre su medio de comunicación público más importante, la RTVA, que, otra vez, no tendrá consecuencia alguna, más allá de la vacua palabrería, sobre la auténtica función de esta máquina informativa. Si cabe, la polémica puede incidir en la baja política que nos carcome.

El caso es que el del Consejo Audioviosual de Andalucía aprobó por mayoría el pasado 17 de abril una "Decisión" [texto completo en PDF] sobre la actuación de la cadena pública en los pasados comicios autonómicos y generales basada en ocho resoluciones de la Junta Electoral regional. Sus conclusiones son demoledoras:

“La actuación del operador público es irregular por cuanto vulnera la neutralidad informativa que ha de inspirar su actividad, no habiéndose observado, asimismo, las recomendaciones dictadas por el Consejo Audiovisual de Andalucía". (...)

"A la vista de los expuesto, y dado que la Junta Electoral dictamina que durante la pasada campaña electoral la RTVA no siempre ha ajustado su actuación a los principios de pluralismo político, objetividad, veracidad, imparcialidad e independencia, el Consejo Audiovisual de Andalucía estima que la RTVA ha incumplido su misión de servicio público en los caos referidos sobre los que se han emitido distintos pronunciamientos por parte de la Junta Electoral".

La respuesta de la cadena fue igual de dura. Así dice la Nota de Prensa de la RTVA, que se queja de no haber sido oída:

"Estos acuerdos de la JEA no son aún firmes, y no han dado lugar a sanción alguna, estando pendientes de procesos administrativos y de un recurso judicial". "El Consejo Audiovisual de Andalucía asume como propios, en un caso sin precedentes, los argumentos esgrimidos por la Junta Electoral de Andalucía sin haber realizado, con los valores éticos y deontológicos y parámetros que lo diferencian y legitiman, un estudio previo del comportamiento de RTVA en todo el periodo electoral, a pesar de disponer de los recursos humanos, técnicos y económicos adecuados para desarrollar la misión que tiene encomendada". (...)

"El CAA incurre en una profunda contradicción cuando en sus propias Recomendaciones aleccionaba a los operadores para que ignoraran la legislación electoral aplicando a la información criterios profesionales, mientras ahora pone en entredicho la conducta de RTVA por unos acuerdos de la JEA que, cuando menos, discuten o limitan el ejercicio pleno del derecho a la libertad de información por los profesionales en periodo electoral".

 

También los consejeros del CAA propuestos por el PSOE salieron de la mano, con un comunicado en contra de la "Decisión", para acusar a la mayoría del Consejo de falta de rigor y de “oportunismo político”. También arremeten contra el invitado sorpresa de esta bronca audiovisual: el presidente del organismo, Miguel Ángel Vázquez Medel, quien había unido su voto a los de los consejeros apoyados por PP, IU y Coalición Andalucista para sacar adelante el documento. Vázquez Medel ha devuelto las acusaciones de partidismo y falta de independencia. 

 

La guerra continúa. Y puede afectar a la elección del nuevo director general de la RTVA que debe ser nombrado por el Parlamento y que el PSOE, desde su mayoría absoluta, trata de consensuar con PP e IU. ¿Se arriesgarán los socialistas a colocar al frente de Canal Sur a un profesional (acepción quinta)? ¿Temerán el contagio Medel? ¿O mantendrán la profesionalidad de la acepción tercera?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres