Blogia
SOLLOÍNA

Tele (diarios)

¿Quién es esta dama?

¿Quién es esta dama?

O lo que es lo mismo: ¿Cómo se llama la ministra francesa que el periódico marroquí L’Observateur vinculó sentimentalmente con el ex presidente del Gobierno José María Aznar?

¿Qué número luce en su camiseta el jugador del Betis Sergio García?

¿Cuál es el número del vuelo de Spanair que se estrelló en Barajas?

No es un juego. Son algunas de las preguntas del primer examen de las oposiciones a redactor de Canal Sur, la televisión autonómica andaluza. La gente, y no sólo del PP, está indignada. A mi me extraña menos: una de las últimas pruebas de acceso a RTVE interrogaba sobre el nombre de uno de los toros que el Juli había lidiado en las Ventas aquel San Isidro.

Tengo serias dudas de que este tipo de exámenes facilite la contratación de los mejores periodistas. Tengo mayores dudas acerca de si es eso lo que se pretende. Claro que uno es un desconfiado, que no sabe nada de subcontratas y menos aún de leyes laborales.

Un  grupo de aspirantes ha anunciado que impugnará porque apenas cuatro de las 60 cuestiones planteadas tenían relación con temas de estricta actualidad. 

Los opositores son miles: es la primera oferta de empleo público de la RTVA desde 1994. Unas pruebas convocadas en 2000 fueron anuladas por el Tribunal Supremo y la cadena recurrió al Constitucional, que aún no se ha pronunciado.

(No se quede con la duda: 1.- Rachida Dati; 2.- El 9; 3.- JK 5022)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Independientes

La dimisión del presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) hay que entenderla dentro de la "normalidad" de un órgano nuevo, cuyos miembros - ha recordado- lo configuran gente propuesta por los partidos políticos. "Todos conocemos cuales son sus perfiles y a qué criterio obedecen; la independencia y la autonomía que tienen, por lo que nadie se puede rasgar las vestiduras",

Son palabras de Luis Pizarro, secretario de Organización del PSOE andaluz, al referirse a la crisis del CAA. Y ha advertido: "Puedo garantizar que no se va a bloquear el Consejo y si tanto PP como IU pretenden obstruir el nombramiento del miembro que corresponde al PSOE llegaremos hasta la últimas consecuencias para evitarlo".

Pero las aguas audiovisuales andaluzas se amansan. PSOE y PP han pactado el nuevo Consejo de Administración de la RTVA. El presidente será José Moratalla, a su vez, presidente del PSOE regional. Los populares se hacen con una vicepresidencia y una secretaría adjunta, y los socialistas, con otra secretaría. Todos cargos de nueva creación. Los secretarios serán miembros de este consejo con voz pero sin voto y serán personas ajenas al propio consejo. Da igual, yo tampoco entiendo nada. Pero serán designados mañana por el pleno del Parlamento.

Y todavía queda pendiente la elección del director general de la RTVA. IU aspira a que sea por unanimidad. Es decir, reclama su cuota. Otro puñado de cargos en aras de la transparencia y la pluralidad informativas. 

Así van estas cosas

"Hablábamos de las ideas y las necesidades. Esta crisis está reduciendo la publicidad en los medios. La situación pinta muy fea. Y, para los grupos privados, la conveniencia de que existan una radio y una televisión públicas empieza a desgajarse del ámbito de las ideas: son la competencia, captan publicidad que nosotros (incluyo, por supuesto, al grupo PRISA, que me paga por escribir esto) necesitamos como el agua. Su misma existencia, al menos en su actual formato de financiación mixta, por la vía comercial y la vía del presupuesto del Estado, nos perjudica.

Parece que los medios de comunicación privados, todos, vamos a ser muy críticos con RTVE. El lector ya sabe cómo van estas cosas. No hay idea que sobreviva a una necesidad urgente".

Enric González, Necesidad, El País

Ni término ni tasa

La agria disputa que ha enfrentado a los miembros del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) se ha saldado, de momento, con la dimisión “irrevocable” de su presidente. El catedrático Manuel Ángel Vázquez Medel, anunció ayer por sorpresa ante el Parlamento regional que dejaba el cargo ante la "imposibilidad" de desarrollar la labor que le fue encomendada debido a "los ataques injustos y desmesurados que he sufrido". El CAA fue creado en la anterior legislatura, a instancias de presidente de la Junta, Manuel Chaves, como impulso a la transparencia informativa dentro del paquete de leyes de regeneración democrática. Luego fue uno de los organismos que encontraron cobijo en el consensuado nuevo Estatuto de Autonomía, como piedra angular de la nueva Andalucía.

Ahora la Cámara regional deberá designar otro presidente del CAA, pero también el del Consejo de Administración de la RTVA y el director general de esta radio televisión pública.

Aunque gobierno y oposición claman por el consenso y la independencia, el puzzle tiene difícil encaje mientras resuenan los ecos de la despedida de Vázque Medel como el caballo cuatralbo de Alberti:

"Si para todo hay término y hay tasa

y última vez y nunca más y olvido

¿quién nos dirá de quién, en esta casa,

sin saberlo, nos hemos despedido?

 

En más de una ocasión he pensado que el CAA era una excepción al poema borgiano: parece que no hay término ni hay tasa para ciertos comportamientos incalificables por parte de quienes están obligados a una alta ejemplaridad ética en una institución que sólo desde su independencia y su prestigio puede cumplir con eficacia la misión que le ha sido encomendada. (...)

 

Parece que no hay término ni tasa en la utilización, muchas veces mezquina, de nuestra institución para una confrontación partidista que –no me cansaré de repetirlo- siendo legítima y hasta necesaria en otros ámbitos, desvirtúa gravemente a una autoridad independiente de regulación. (...)

Entiendo que con los medios e instrumentos y, sobre todo, con el clima de enfrentamientos actualmente existente no me es posible cumplir el mandato que entendí me encomendaba el Parlamento, en el marco de la Ley 1/2004.

En muchas ocasiones mis amigos me han oído decir que sabía de las dificultades de este proyecto; que valía la pena intentarlo… y que si llegaba el momento, procuraría marcharme con la dignidad con que llegué a la institución y con la que he procurado mantenerme en ella, incluso en momentos de ataques injustos y desmesurados.

Ha llegado el tiempo de decir adiós.

Anuncio ante el Parlamento de Andalucía mi dimisión irrevocable como miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía y, en consecuencia, como Presidente, ante la imposibilidad de poder desarrollar el proyecto para el que fui llamado. En los próximos días formalizaré, como procede, mi renuncia".

 

Bronca audiovisual

Andalucía ha padecido un nuevo debate sobre su medio de comunicación público más importante, la RTVA, que, otra vez, no tendrá consecuencia alguna, más allá de la vacua palabrería, sobre la auténtica función de esta máquina informativa. Si cabe, la polémica puede incidir en la baja política que nos carcome.

El caso es que el del Consejo Audioviosual de Andalucía aprobó por mayoría el pasado 17 de abril una "Decisión" [texto completo en PDF] sobre la actuación de la cadena pública en los pasados comicios autonómicos y generales basada en ocho resoluciones de la Junta Electoral regional. Sus conclusiones son demoledoras:

“La actuación del operador público es irregular por cuanto vulnera la neutralidad informativa que ha de inspirar su actividad, no habiéndose observado, asimismo, las recomendaciones dictadas por el Consejo Audiovisual de Andalucía". (...)

"A la vista de los expuesto, y dado que la Junta Electoral dictamina que durante la pasada campaña electoral la RTVA no siempre ha ajustado su actuación a los principios de pluralismo político, objetividad, veracidad, imparcialidad e independencia, el Consejo Audiovisual de Andalucía estima que la RTVA ha incumplido su misión de servicio público en los caos referidos sobre los que se han emitido distintos pronunciamientos por parte de la Junta Electoral".

La respuesta de la cadena fue igual de dura. Así dice la Nota de Prensa de la RTVA, que se queja de no haber sido oída:

"Estos acuerdos de la JEA no son aún firmes, y no han dado lugar a sanción alguna, estando pendientes de procesos administrativos y de un recurso judicial". "El Consejo Audiovisual de Andalucía asume como propios, en un caso sin precedentes, los argumentos esgrimidos por la Junta Electoral de Andalucía sin haber realizado, con los valores éticos y deontológicos y parámetros que lo diferencian y legitiman, un estudio previo del comportamiento de RTVA en todo el periodo electoral, a pesar de disponer de los recursos humanos, técnicos y económicos adecuados para desarrollar la misión que tiene encomendada". (...)

"El CAA incurre en una profunda contradicción cuando en sus propias Recomendaciones aleccionaba a los operadores para que ignoraran la legislación electoral aplicando a la información criterios profesionales, mientras ahora pone en entredicho la conducta de RTVA por unos acuerdos de la JEA que, cuando menos, discuten o limitan el ejercicio pleno del derecho a la libertad de información por los profesionales en periodo electoral".

 

También los consejeros del CAA propuestos por el PSOE salieron de la mano, con un comunicado en contra de la "Decisión", para acusar a la mayoría del Consejo de falta de rigor y de “oportunismo político”. También arremeten contra el invitado sorpresa de esta bronca audiovisual: el presidente del organismo, Miguel Ángel Vázquez Medel, quien había unido su voto a los de los consejeros apoyados por PP, IU y Coalición Andalucista para sacar adelante el documento. Vázquez Medel ha devuelto las acusaciones de partidismo y falta de independencia. 

 

La guerra continúa. Y puede afectar a la elección del nuevo director general de la RTVA que debe ser nombrado por el Parlamento y que el PSOE, desde su mayoría absoluta, trata de consensuar con PP e IU. ¿Se arriesgarán los socialistas a colocar al frente de Canal Sur a un profesional (acepción quinta)? ¿Temerán el contagio Medel? ¿O mantendrán la profesionalidad de la acepción tercera?

Confusión en Telemadrid

"Es una reconstrucción, puede que se preste a confusión pero no se engaña a nadie porque se siguen colando por ahí". Es la explicación de Rodrigo Gavilán, portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP), al montaje de Telemadrid sobre la entrada de inmigrantes indocumentados por el Aeropuerto de Barajas. Lo cierto es que lo vendieron como "exclusiva". E insisten, como relata Jorge A. Rodríguez en El País:

La redactora Laura Gómez sostiene que se limitó "denunciar una situación que sigue existiendo, no a simular que me colaba". La cadena añade que era "una noticia cierta y contrastada que no niega la policía ni AENA. Es más, ambos confirman la existencia de una ruta paralela para eludir el control de pasaportes".

Pero AENA y el comisario de Barajas, Carlos Salamanca, lo niegan. "Por aquí pasan al año 52 millones de personas y rechazamos a 18.000. Esa red está desmantelada. Esto no es un coladero". AENA dice lo mismo. "Se han tomado medidas de seguridad y la presencia de la cámara lo demuestra". Telemadrid matizó al día siguiente, 15. Ya no "es" un coladero. Ya "era" la puerta "por donde se colaban los inmigrantes". Pero el coladero había colado.

Maldita gracia

Regreso ocasionalmente al blog para utilizarlo como menos me gusta: como muro de las lamentaciones. Pero estoy indignado con la bromita -otra- del director general de RTVE, Luis Fernández, que ha colgado en Youtube un gracioso video sobre la reestructuración del Ente. Pasen y vean. Éstos son los directivos de la empresa en la que trato de ganarme la vida.

Por una vez, CCOO sitúa la guasa en sus justos términos:"Nos reiríamos del vídeo del Presidente and Company si no fuera porque estamos en el 15% de audiencia, los prejubilables sin irse a su casa, los contratados doblando jornadas y cobrando un salario inferior al que les corresponde, el malestar de informativos y la producción en manos externas. A lo mejor, por eso se ríen. Porque han conseguido mucho espectáculo y ningún objetivo".

Están echando a compañeros de 50 años y contratando a colegas de más de 50 años. Más, están contratando como siempre, sin ton ni son, y sin valorar primero a la gente de dentro (¿No hay nadie que pueda montar la web de informativos de RTVE, que hay que buscar fuera?); están preparando unas oposiciones que a ver; han avanzado una programación -y unos nombramientos- de RNE que da grima; TVE sigue cuesta abajo... Lo explicaba el prejubilable y deportivo Pedro Barthe: Han jugado a perder el partido". Y a fe que lo han conseguido.

El caso Calleja en Telemadrid

"Sólo dije que el PP estaba utilizando el terrorismo como arma de desgaste electoral contra el Gobierno. Isabel San Sebastián se enzarzó conmigo". El periodista José María Calleja, habitual comentarista del programa de Telemadrid Alto y claro, afirmó ayer que este espacio ha rescindido su colaboración por criticar al PP. Relató que en la mañana de ayer recibió la llamada telefónica de una persona del programa que dirige y presenta Curry Valenzuela, para decirle que no volviera a la tertulia.

El director general de Telemadrid, Manuel Soriano, le llamó luego para pedirle que acudiera a la tertulia el próximo miércoles.

Vía El País

La "memoria hist(é)rica" de Canal Sur

Todas las televisiones suelen seguir con entusiasmo las líneas vitales que trazan los gobiernos de los que dependen, aunque sean trazos en aguas brumosas. Dan igual las fantasias sobre los imaginarios agujeros del 11-M que los abruptos rescates de lo que se ha dado en llamar "Memoria histórica". Si las cadenas del PP se zambullen sin rubor en los procelosos oleajes que les marca el bunker mediático que jalea a sus líderes, las emisoras del PSOE saldan las viejas cuentas de la Guerra Civil como si fuesen a ganar 70 años después.

El drama llega cuando los obedientes guionistas equivocan la trama bien por ignorancia, pereza o por ese ingrato afán de ser equidistantes, habitualmente entre una verdad y una mentira, a veces incluso entre un asesino y su víctima. Le ha ocurrido a la serie documental estrella de esta temporada en Canal Sur. Su concluyente y totalizador nombre es "La Guerra Civil en Andalucía" y fue presentada con honores de prime time, los jueves, a las 22.00 horas, en Canal 2 Andalucía.  "De la forma más objetiva posible" dicen y colocan sin pudor a personajes ficticios, desdibujados en sepia, como hilo conductor de las dos Españas irreductibles. 

En uno de los últimos capítulos emitidos, los responsables de la serie le concedían todo el protagonismo al ex terrorista del Grapo Pío Moa, reconvertido en supuesto historiador y paladín del revisionismo franquista. Lo ha denunciado el articulista de El País Andalucía Mariano Maresca en "Pío Moa en Canal Sur": "Digamos que mi impresión [sobre la serie] era la de una oportunidad perdida. Otra más. Hasta que en un momento determinado aparece Pío Moa y dice que el concurso de Sanjurjo fue determinante en el advenimiento de la República, dado que los resultados electorales habían sido falseados. A los pocos minutos, Pío Moa vuelve a aparecer, y esta vez resume en una intervención fulminante -sin mirar a cámara, es curioso- su invención de que la Guerra Civil empezó con la revolución de Asturias de 1934. En mi estupefacción, espero que los autores del documental que estoy viendo tengan al menos la poca vergüenza de dar una versión distinta de los hechos; pero espero en vano. Y eso, nada menos que todo eso, es lo que hay".

Y concluye: "Si lo que yo ví el sábado salió a antena sin que ningún responsable de Canal Sur le echara un vistazo, los responsables de Canal Sur deben dimitir, ser cesados o morirse. Si lo vio alguien y lo autorizó, a ese alguien hay que pedirle una responsabilidad infinitamente mayor: la de haber puesto el dinero de los andaluces al servicio de una falsificación reaccionaria de la historia de España".

Hasta los más activos defensores de esa imposible "memoria histórica" advierten de que no todo vale. Escribe el anarquista Cecilio Gordillo en "No todo vale":  "Se está “vendiendo” una serie de subproducto que bajo la denominación de “Memoria Histórica” esta produciendo -evidentemente de forma intencionada- una amalgama de libros, documentales, etc.. que van atacando directamente a la raíz de aquellos objetivos con los que nació este movimiento social (...) Se intenta contentar a todos (a los dos bandos, que dicen la mayoría de los que están al frente de esas empresas, ya sean productoras, ya sean la propia TV pública) y para ello nada mejor que meter “con calzador” a los de siempre (de los últimos setenta años) y sobre todo a muchos amigos de la -cuerda-, que se utilicen imágenes sin permiso de los autores, etc...

Pero en la cadena autonómica andaluza andan en otras cuitas. La guerra es un encargo; ahora se juegan el puesto. El consejero de Presidencia, Gaspar Zarrías, está a punto de cerrar un acuerdo con IU sobre la nueva ley de la RTVA, que acumula tantos meses de retraso como el impulso democrático que la alentó. Aunque los aires del consenso estatutario hacen milagros y se quiere ampliar el pacto a populares y andalucistas. Y habrá que dejar hueco a los unos y a los otros. Y a sus historiadores.

Una risa de foto

Una risa de foto

Ha sido la imagen más comentada de la jornada en las redacciones de Radio Televisión Española. La foto de Javi Martínez que hoy publica El Mundo para ilustrar el acuerdo sobre RTVE alcanzado por la SEPI, la dirección general de la empresa pública y los sindicatos. Ahí están todos, sonriendo a la cámara. Digan pa ta ta. O mejor. Para troncharse del todo, repitan conmigo: 4.150 a la calle. Y descojónense vivos, con perdón. Y con talante socialdemócrata.

Helos ahí: la izquierda real, la que manda. El Gobierno del PSOE y Zapatero acomodado entre la sonrisa tenebrosa de la Sepi -oh, los liberales: que vuelva Rato- y la bonachona de doña Carmen Caffarel y sus directivos -tan progres, tan modernos, tan didácticos. Los sindicatos, UGT y CCOO y los amarillos, que se decía cuando entonces, aunados por las cadenas de sus intereses, sus gentes, sus puestos, sus votantes. "Decidiremos" proclaman ufanos en su irreal soberbia. Ya han decidido por ellos, y ellos han rubricado un progresivo desmantelamiento a cambio de las migajas de la agonía. Los de la risa preparan las listas de afines: tu sí, tu no. Sin más proyecto ni futuro que conservar su propio poder, con sus ingresos correspondientes.

También Laura, seudónimo de una trabajadora prejubilable de RTVE, se pregunta en Escolar "¿De qué se ríen?". (Del texto sólo lamento el seudónimo). 

RTVE, no me lo puedo creer

"Se cierra hoy una etapa de 50 años y acaba la televisión de partido, y empieza una independiente en busca de la eficacia, con un acuerdo de todo el mundo". Carmen Caffarel, directora general de RTVE.

"Nos despedimos de una herencia del pasado vinculada a los Gobiernos. Nace una Radiotelevisión Española al servicio de los ciudadanos". Marcel Camacho, dirigente de CCOO en RTVE.

Extrañas coincidencias. Extraño pacto. Solución o palada a la tumba.

Habrá que leer la letra pequeña. Calibrar a quien beneficia; quien hace la lista; quien ocupa luego los cargos. Hay quien sospecha de la cifra de seis trabajadores por unidad informativa, cantidad mínima para que haya un delegado sindical. Hábiles concesiones para obtener el garabato sin despejar obvios interrogantes. 

Ah, ¿quién garantiza la rentabilidad de la nueva Corporación RTVE? ¿Qué ocurrirá cuando, como es más que probable, TVE acumule otro montón de deuda en pocos años? ¿Qué contenidos se ofrecerán? ¿Qué radiotelevisión pública se quiere si se quiere alguna radiotelevisión pública?

Paladas paladas paladas.

o

Independencia. Eficacia. Cuidadanos.

Que estos ojos lo vean. Esta mente lo desarrolle. Y ambos se ganen el sueldo honradamente.

Hasta la próxima prejubilación.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El jefe de la Sexta

El jefe de la Sexta

César González Antón, de 29 años, es el jefe de Informativos de la cadena de las productoras, adonde llega de la mano de su director Antonio García Ferreras. Los dos han viajado juntos del Real Madrid a la más joven de las televisiones, que acapara jóvenes valores para lanzar su oferta informativa en septiembre. En pantalla lo contarán Mamen Mendizabal (59 segundos), Helena Resano y Cristina Villanueva. Y todo bajo la batuta de Mediapro, la accionista de referencia y creadora de España Directo para La Primera, que pretende imponer nuevos formatos de presentación y edición con el fin de encontrar novedosas formas de contar.

Uno, tan antiguo, tiembla cuando lee propuestas de este tipo -"tensión narrativa", "nueva forma de comunicar"-, aderazadas con sueldos de entre 900 y 1.400 euros por 40 horas de reporteros multimedia. Yo quiero el viejo periodismo de siempre. Cuénteme una historia real. Que ya llegará el espectáculo.

(Foto, La Sexta)

La selección de Esperanza

La presidenta de la Comunidad de Madrid continúa su carrera hacia el liderazgo de la oposición, tarea en la que, según su propio convencimiento, debe laminar antes no a Rajoy -pobre, ya está amortizado-, sino a Gallardón y, de paso, al que considera su protector, don Jesús de Polanco.

El alcalde de Madrid concedió graciosamente a Cuatro un amplio espacio en Colón para convocar a las masas durante los partidos de España en el Mundial. El éxito ha sido total. Miles de personas se congregan en el centro de la ciudad cada vez que juegan los chicos de Aragonés, mientras la televisión de don Jesús crece y crece y crece impulsada por el fútbol. La apoteosis iba a ser el próximo martes, en octavos de final, ante Francia, a las 21.00 horas.

Pero Esperanza Aguirre, que sólo tiene a Aznar como santo patrón, no ha podido soportar tanta alegría en dos de sus más allegados enemigos y se ha inventado otra cita. Colocará una pantalla gigante en la Puerta del Sol, en la fachada de la sede del Gobierno regional madrileño, y convocará a las huestes pelotudas a animar a la patria de calzón corto. Y enchufará a la Sexta, de Emilio Aragón, que una vez presentó un libro de cuentos de Ana Botella, concejala de Gallardón y esposa de donjosemaría. O la política aplicada a la guerra del share. O viceversa. 

Canal Sur y las barbas de RTVE

Parece que Manuel Chaves, el presidente andaluz, se dispone a cumplir la última promesa de su compromiso de impulso democrático y acometerá una profunda reforma de la Radio Televisión Pública de Andalucía, al modo en que Zapatero conduce la reconversión de su homóloga estatal. Una vez que el carácter público de Canal Sur quedará blindado en el nuevo Estatuto y que la buena sintonía con Izquierda Unida puede prolongarse más allá de esta reforma. El caso de los medios públicos de comunicación es sintomático. Aquí ha sido más fácil que los altos cargos del Gobierno declaren sus bienes e ingresos que modificar la ley de la cadena autonómica. Puede haber unanimidad  para limitar la publicidad institucional pero no para acordar un director general de la cosa. Dos años lleva el asunto en el Parlamento autonómico sin ánimo para desbloquearlo, y eso que el PSOE disfruta de una cómoda mayoría absoluta y los seis diputados de la federación de izquierdas aceptarían cualquier propuesta que les facilitara un pequeño hueco en el entramado informativo del Canalillo. Ya ni siquiera ponen pegas a la intención socialista de mantener en el máximo cargo a Rafael Camacho, bestia negra durante años por su ascenso desde la portavocía del Gobierno andaluz.

Lo escriben hoy en Diario de Sevilla M. Ramos e I. Carretero: "Aunque tendrá que ser después de las vacaciones parlamentarias, fuentes del Gobierno andaluz informaron a este diario de que la reciente entrada en vigor de la reforma de RTVE –surgida tras el dictamen del llamado Consejo de Expertos y que ha conseguido el apoyo de todos los grupos parlamentarios salvo el PP– despeja el panorama para una revisión profunda de la Ley andaluza que, en el caso de hacerla sobre el texto que se está tramitando en el Parlamento desde septiembre de 2004, tendrá que basarse en la transacción de las enmiendas de IU, ya que está cerrado el plazo para presentar otras. Otra opción es partir de cero con un nuevo proyecto".

El debate coincide con el afan del Gobierno regional por ordenar el mapa televisivo y el anuncio del consejero de Presidencia, Gaspar Zarrías, de que en breve la Junta de Andalucía sacará a concurso ocho canales de Televisión Digital Terrestre, de los que la mitad serán públicos y la mitad privados.

Circo catódico

"No podía imaginar que su casa estaría rodeada de reporteros y unidades móviles y que los suyos serían permanentemente acosados y enfocados por las cámaras".  Así concluía ayer Sergi Pàmies,  columnista/critico de televisión de El País,  su artículo Había una vez un circo sobre el tratamiento mediático de la muerte de Rocío Jurado. Pienso que yerra el diagnóstico. La artista era consciente de su tirón popular y de esa "explotación de la fama" a la que alude el autor, aunque tuvo la lucidez de actuar con comedimiento durante su grave enfermedad, mientras otros miembros de la familia buscaban acomodo en los platós. Los mismos que ayer la lloraban ya ríen y manosean la babosa versión de un ex novio de cartón piedra. No están dispuestos a esperar diez años, como ocurrió con Lola Flores, para rentabilizar la popularidad de la cantante. No tendrán escrúpulos en convertir la memoria de la que ahora proclaman "la más grande" en la más vituperada.

De momento, me quedo con el análisis de Pàmies [El País, de pago]:

"¿Se justifica el despliegue de ayer? Por la dimensión artística de la cantante, en parte sí. Lo que no se justifica es la intromisión en la intimidad que precedió el fallecimiento, ni el abuso de planos funerarios y de plañideras en off, ni ese recurso tan extendido que consiste en que las presentadoras pretendan estar más afligidas que los familiares, como si el dolor fuera la coartada para la falta de respeto. En una entrevista en Els matins de TV3, Fernando Sánchez Dragó habló de circo y de "la España de los cotillas carroñeros". Algo de eso hay. Ana Rosa Quintana, mientras tanto, dijo: "Estoy cansadita de que me den lecciones de ética". No era un gag sino una reivindicación de un género que, con ética o sin ella, mezcla la información (ayer hubo mucha), el remunerado intercambio de intimidades-espectáculos, el cotilleo frivolón, la amplificación irresponsable de rumores y la violación del derecho a la vida (y la muerte) privada".

A propósito. El País.es no enlaza desde su portada ni desde la información interior al crítico artículo del crítico televisivo. Opta por los incondicionales de Elvira Lindo y Ricardo Cantalapiedra. Será, como escribe Arcadi Espada, "el horror vacui que le entra al periodismo de prestigio" en estos casos. No sólo publica o perece, se siente impelido a ennoblecer. Para sobrevivir en/a la ola. 

La reventa del Mundial

La reventa del Mundial

La reventa de entradas en los campos de fútbol está prohibida. La reventa de los derechos de retransmisión de los partidos del Mundial, no. Como ya sospechaba todo el mundo, -menos los interesados, incluido el Gobierno-, la Sexta no llegará a tiempo para la cita alemana y ha tenido que ceder los partidos de "interés general" a Sogecable para su emisión por Cuatro. Ya habían cerrado un primer acuerdo para compartir el campeonato en pago por visión a través de Digital + a cambio de unos 50 millones de euros. Ambas ganan con un plan que parece venir de lejos.

El paraíso televisivo de Polanco, que ya mantenía una agresiva campaña de promoción mundialista aderezada con el fichaje de Maradona [en la foto], amenaza a sus competidores audiovisuales y sube en Bolsa. La cadena de las productoras, que preside Emilio Aragón, cuadra las cuentas tras un desembolso de 90 millones de euros a Telefónica por el Mundial -a los ingresos por la reventa de derechos suman otros 25 millones en publicidad-, mantiene sus expectativas de paulatino crecimiento y evita el desprestigio de una emisión a medias. Un rosario de ventajas que inquieta sobremanera a Telecinco y Antena 3, que anuncian medidas judiciales por incumplimiento de aquella ley del fútbol del PP. Sogecable responde que no existen limitaciones. TVE, que también se ofreció para la emisión de partidos en abierto, calla. Los datos de audiencia de mayo son clarificadores. Cuatro obtiene la mejor cifra desde su lanzamiento, un 6,2%; Telecinco mantiene el liderazgo por tercer mes consecutivo, con el 22,4; la emisora pública registra el peor resultado de su historia, un 18,7%, y Antena 3 cae hasta el 19,9.

La disputa mundialista coincide además con una nueva puja por los derechos de los equipos de la Liga española. Mediapro, accionista de referencia de la Sexta, echa un pulso a Sogecable. Cierra un pacto con el Barça y tienta al Madrid, las fuentes del maná. Tambien ultima acuerdos al menos con Atlhetic de Bilbao, Racing de Santander y Sevilla. Polanco conserva al Betis, según ha avanzado el presidente de este club. Antena 3 ya dio su particular pelotazo al hacerse con los partidos en abierto de la Champions que alegramente dejó ir La Primera. 

Aunque a nadie interesa rememorar viejas y costosas batallas, habrá escaramuzas a todos los niveles y en todos los ámbitos. Las dos televisiones concedidas por el Gobierno de ZP, más dinámicas y agresivas, disputan algo más que partidos a las apoltronadas cadenas de los italianos Vasile y Carlotti, que han aprovechado la agonía del grupo estatal.  Y es que, como ya hemos comentado aquí otras veces, con la fragmentación de medios y audiencias, pocos espacios que no sean el fútbol y otros espectáculos deportivos podrán asegurar cuotas de pantalla del 30% o superiores. Hablamos de mucho dinero y de más influencia.

(Foto vía Cuatro)

Muerte en directo

Llevan días de necrofagia, apostados a la puerta de un chalé, con apolilladas intervenciones en deplorables programas que van del rumor detestable al vergonzante lloriqueo, pero también en los sesudos telediarios de la Primera y de la Segunda y de la Tercera, y aún no tengo la Sexta. 

Un familiar ha dicho que necesitaban "un respiro" mientras varios micrófonos le ahogaban el aliento. Cronistas rosas, gacetilleros de medio pelo, reporteros titulados y aspirantes a becarios se abalanzan sobre vehículos de cristales tintados blandiendo impertinencias. Desde el estudio, las hienas gimotean tópicos sobre la más grande, la única, la irrepetible. Quizá los mismos que tiempo atrás la destripaban a cuenta de cualquier rentable nimiedad. Y todo regido por el implacable tam tam del share y las audiencias, ansiosas por ver el desfile de los despojos.

Y mientras tanto se muere Rocío Jurado.

El arma secreta de la SEPI

"Además, la SEPI prevé que más trabajadores [de RTVE] se acojan a bajas específicas cuando se apliquen medidas de movilidad geográfica entre la plantilla restante". Cinco Días.

Es la deplorable clave de toda la negociación para presionar a una plantilla envejecida y temerosa de los cambios.

Las partes vuelven a negociar esta tarde, a esta hora. Me he resistido a volver sobre el asunto. Me afecta. Afecta a muchos compañeros y amigos que temen, recelan, sufren. Van a cerrar sus emisoras (Marbella, La Línea). Prevén una fuerte reducción de plantilla. Llevan años de trabajo. Honrado, leal. ¿Qué será de ellos, de todos, de los que quieren y no quieren irse, de los que tendrán que hacerlo? ¿Quién paga la cajita de cartón que se ve en las pelis americanas donde un afanoso empleado coloca con desolado mimo la agenda, la foto de los niños, el cuaderno de notas, los regalos de los colegas? Llaman y dicen: "Es que además son los socialistas". Y dejan suspendido en el aire el eco interior que desgarra: "... Los nuestros; la izquierda; el cambio".

Vendrá ahora un tecnócrata y te dirá que si no quieres la prejubilación que te ofrecen, el dinero rentista y miserable que quema, te podrán trasladar a Pernambuco para que dobles la testuz y firmes la baja, el despido fraudulentamente encubierto en pactos, rúbricas, componendas. Los nuestros. El suave tercer grado de la socialdemocracia, que reduce a cenizas los medios públicos de comunicación. 

Actualización 1.00, madrugada

Un hombre, una mujer -"así tomados de uno en uno, son como polvo, no son nada"-. 50 años. Casi media vida por delante, en lo mejor de su profesión, cuando más preparado y maduro para afrontar los retos del periodismo, para hablar de verdad, sin miedos ni prejuicios. 50 años y prejubilado, sin esperanza laboral, con el 72% del sueldo para ir tirando. Que esa es otra. Los niños a la Universidad con las becas de Zapatero, los pisitos de Zapatero, el plan de pensiones de Zapatero. 4.150 a la calle. Y aún tienen la indecencia de anunciar nuevos contratos, una vez limpien las redacciones de molestos cincuentones. El suave tercer grado tiene aliento de escabechina liberal o de alicorta patraña para embaucar sindicatos subvencionados. Mal que me pese, habrá que seguir informando.

Santa BBC

Santa BBC

(Sigo sin poder enlazar) Pero sirva el primer párrafo de la noticia que leo en elpais.es y en abc.es para entender que nadie, ni los mejores, está libre errores, aunque algunos sean tan obvios como el que reproduzco a continuación:

"La cadena pública británica BBC protagonizó una graciosa anécdota al entrevistar por error a un taxista en lugar de a un experto en la batalla legal entre los Beatles y la empresa informática Apple Computer, como estaba programado. El congolés Guy Goma fue confundido por un productor del canal informativo BBC 24 Horas con el periodista especializado en tecnologías Guy Kewney, con el mismo nombre propio, mientras esperaba en recepción. Ni siquiera la diferencia física entre este taxista de raza negra con la fotografía del Guy real, rubio con ojos azules, hizo sospechar a la presentadora Karen Bowerman".

[Foto vía ABC]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

García Ferreras, a la Sexta

García Ferreras, a la Sexta

La realidad confirma el insistente rumor. El que ha sido hasta hace poco Director de Comunicación del Real Madrid, y antes Director de Informativo de la Cadena Ser, se hace cargo de la dirección de La Sexta, la cadena televisiva que preside Emilio Aragón con una apuesta decidida por el entretenimiento. Tendrá que decidir en breve la Jefatura de Informativos y la de Deportes. Y reinará sobre ambas.

Conocí fugazmente a Antonio García Ferreras durante su etapa al frente de los informativos de la Cadena Ser en Andalucía. Entonces era un tipo magnífico, tan socialdemócrata como todos y que crecía a la sombra de Iñaki Gabilondo, quien se lo llevó a Madrid poco después. Fue el hombre del 11/14-M en la radio de Polanco y hay quien le achacó la historia del islamista suicida que no fue. Para la derecha informada fue el mismo ogro que, salvando las distintas mediáticas, era Urdaci para la izquierda aspirante. El Real Madrid y Florentino Pérez se vio entonces como una salida airosa y nada sospechosa, cuando otros colegas de Prisa corrían a ocupar cargos en el nuevo Gobierno.

El regreso a La Sexta sitúa de nuevo a este leonés de la cosecha del 66 en medio de la vorágine. El reto de levantar una televisión desde la nada será fascinante, aunque se disponga de dinero -mucho- y el respaldo de las principales productoras del país. La nueva cadena confirma su línea editorial en la senda del buen rollito que propugna Zapatero y que siempre ha destilado su jefe principal. Atentos al responsable de Informativos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres