Blogia
SOLLOÍNA

Fiestas

La sufrida briega entre javatos  jabatos, aplastado bajo neones grises, a la búsqueda de juguetes que tambien vienen de oriente. Afuera ventea y llueve. Miles nos resguardamos entre objetos con la húmeda carta a los Reyes Magos aún en la memoria.

- Si a mi no me gustan los niños, resoplo en el mostrador.

- Son tus sobrinos, casi nietos, dice ella por hugar en otra herida desvencijada a casi una semana del cumpleaños. 

Cargado como si huyera con un fastuoso botín, blandiendo el paragüas como espada, esquivo a la turba camino del aparcamiento. Ese coche, carne de atasco, es el último refugio de un hombre mayor que guerrea contra el tiempo.

Y aún me quedan regalos por comprar. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres