Blogia
SOLLOÍNA

Zapatero, ETA y Hannibal Lecter

Zapatero, ETA y Hannibal Lecter No parece muy adecuado que el presidente del Gobierno comente su política antiterrorista y sus relaciones con la banda terrorista ETA en “casa de unos amigos”. Aunque el interlocutor principal sea el filósofo y miembro de la plataforma cívica “Basta Ya”, Fernando Savater, quien lo ha contado. Quizá con la intención de hacerle un favor a Rodríguez Zapatero. Primero lo ha publicado el diario ABC -al que el intelectual matiza en esta Carta al Director-. El propio Savater confirma las líneas generales de la información.
Relata el filósofo que le dijo el presidente...
... que "es ETA la que está buscando al Gobierno", que sólo aceptará el abandono definitivo de la violencia, que no se había "llegado a nada, ni concreto, ni nada" y que "no estaba dispuesto más que a asumir" que ETA tiene que "dejar las armas", que no puede haber "ningún precio político" para la paz "y que eso, como ETA está en una situación desesperada, pues probablemente, antes o después, es lo que va a terminar aceptando" el Ejecutivo. Que reconoció en esa conversación que "en estas cosas" hay que tener "la misma confianza que como si uno tratara con Hannibal Lecter". (Para Savater...) quedó "clara" la "determinación" de Zapatero de que "él no va a aceptar más que el alto el fuego definitivo, el abandono definitivo de la violencia y sin contraprestaciones políticas" y que "luego ya se planteará el tema de presos, refugiados, etcétera, sobre el nivel que haga falta".
Ahí es nada. ¿Dónde hay que firmar? Nicolás Redondo, el ex dirigente socialista vasco, dijo ayer en El Mundo que Zapatero confía en exceso en su buena suerte. Y algo de verdad hay en esa apreciación. Pero ojalá le salga bien. Pienso que no podemos hacer desaparecer los 200.000 votantes de Batasuna o sus diversas nomenclaturas. Menos aún el mayoritario respaldo al nacionalismo más o menos moderado. Hay que buscar cauces de encuentro que posibiliten una convivencia en paz. A la par, es preciso mantener la lucha contra el terrorismo etarra, sus secuaces y cualesquiera sean sus intensidades. En este proceso tiene que estar el Partido Popular. De lo contrario debe quedar claro, como en estos momentos, que ha sido su cínica e interesada decisión. ¿Ya no recuerdan cuando los oráculos de la derecha llegaron a calcular los años de Gobierno que les daría un acuerdo con ETA, cuándo se evaluaban en votos los halagos de Arzallus?
Tampoco puede Zapatero hacernos magia. Habrá negociaciones políticas. Puede que no con los terroristas. Sí con sus representantes a este lado de la muralla. Se pondrá sobre la mesa un nuevo estatuto, nuevas exigencias, más poder para la autonomía más autosuficiente de Europa. Similar al debate catalán. Una vez en ese punto, ¿hasta dónde? Los mensajes de la Generalitat, al amparo del PSC y ERC, ya han hecho temblar las estructuras del Ejecutivo, incluso las relaciones de los socialistas a ambos lados del Ebro. ¿Hasta dónde se permitirá una nueva fuga competencial en Euskadi? ¿Qué exigirá Ibarretxe? ¿Y Ternera?
Contengamos la respiración, como he oído hace unas horas en el Guiñol de Canal+. Crucemos los dedos. Suerte, Zapatero. Y más discreción en las cenas. Aunque Savater sólo pretenda echarte un cable ante las víctimas; las resentidas y manipuladas víctimas; las razonablemente preocupadas víctimas; las doloridas y tantas veces maltratadas víctimas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

jesúsb -

C.Carnicero daba esta noche en el blanco, en hora 25 de la Ser. El fuerte es quien ofrece diálogo al débil. HAce miles de años que los chinos (supongo que hacía referencia a "el arte de la guerra" de Sun Tzu) saben que a un enemido diezmado hay que darle una salida; caso contrario se ve obligado a luchar hasta el final.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres